Seleccionar página

Doce años después de la última crisis, cuando aún no nos habíamos olvidado del último derrumbe financiero, estamos empezando a oír cada vez más a menudo tanto en medios de comunicación económicos (Expansión o Financial Times) como en Instituciones (Autoridades políticas o  Banco Central Europeo) opiniones, previsiones y debates sobre una posible recesión –o desaceleración económica-.

Los indicadores económicos concluyen que tanto las famílias como las empresas están más saneadas que en 2008, pero no así el Estado. Por el momento no hay estimaciones de caída de actividad, pero ante la imprevisibilidad de los acontecimientos lo mejor es estar preparados. Vamos a revisar qué podemos  hacer como pequeñas y medianas empresas para sobrellevar un periodo de crisis.

Recesión económica

 

Cuando entramos en periodo de crisis económica global: los proveedores se cierran y desconfían, las ventas a clientes se vuelven mucho más difíciles, por lo que los ingresos se reducen. Al mismo tiempo los bancos cierran el acceso al crédito, lo que nos puede llevar fácilmente a tener problemas de tesorería.

Una de las principales causas por las que una empresa puede declararse en suspensión de pagos o en quiebra, es por tensiones de liquidez.

Estrategia de reducción de costes:

Reducir los costes es algo que tiene que hacerse con prudencia para que no afecte a la calidad del producto o servicio que estamos ofreciendo. Esto podría perjudicar la imagen de empresa que estamos proyectando, que es justo lo que más le cuesta construir a una Pyme.

Otro tipo de costes, como los costes en publicidad que puedan hacer que mantengamos una ventaja frente a los competidores no son gastos recortables.

Sin embargo, siendo proactivos, podemos encontrar materias primas a menor precio, podemos reducir gastos de transporte, cambiar la localización física y reducir alquiler, revisar los gastos de envío y el packaging que estamos utilizando para abaratar los costes logísticos, etc.

También podemos analizar los procesos de trabajo, eiminar tareas superfluas y externalizar lo que se pueda, para intentar ser lo más eficiente posible.

Recortar en puestos de trabajo 

Reducir la plantilla laboral parece fácil y rápido, con una ventaja inmediata sobre los costes mensuales. Pero en términos a largo plazo, debemos valorar que cuesta mucho tiempo (dinero) formar un trabajador. Solo se recomienda recortar personal cuando prevemos que la caída de la actividad va a ser  a largo plazo. Antes de llegar a esto, se puede probar a reducir horarios, hacer turnos, anticipar vacaciones, etc.

Financiación

A corto plazo es mejor recurrir a la financiación con proveedores, renegociando contratos o descuentos en volumen.

La opción de endeudarnos siempre deberíamos plantearla en términos de inversión. Una buena oportunidad de inversión que requiere de una inversión en capital, puede ser una buena opción, porque esperamos obtener un rendimiento de ese dinero que sea superior a los intereses de haber obtenido la financiación.

En cambio la financiación que entra solo para cubrir costes estructurales de empresa, como pagar salarios, alquiler, suministros, etc. No soluciona el problema a medio/largo plazo, sino que nos hace entrar en un círculo de flujo de caja negativo, del que luego cuesta mucho más salir.

Alternativas en precio y packaging

Diversificar el portafolio de productos. Intenta reducir el precio de venta modificando el packaging, reduciendo las cantidades unitarias, las unidades mínimas de venta o potenciando ofertas como la segunda unidad al 50% de descuento.

Cualquier fórmula que abarate precios puede ayudar a la supervivencia de la crisis. Recuerda que una crisis global afecta a todos, así que prueba a aumentar la competitividad de tus productos ayudando a tus clientes, que a su vez también estarán sufriendo los efectos de la recesión.

Fondo de emergencia

La mejor forma de prepararse es ahorrar al máximo que se puedan para construir un fondo para los malos tiempos. Con este fondo intentaremos sobrevivir evitando desinversiones en la empresa (venta de activos para poder pagar facturas).

  

En el próximo artículo veremos qué otras medidas puedes tomar para prepararte para una posible recesión desde el punto de vista dela estrategia y la gestión de clientes.

Si te ha gustado este artículo y crees que puede ayudarle a alguien compártelo por mail, facebook o linkedin. Y si tienes cualquier duda, deja tu comentario aquí abajo y te contestaré lo antes posible.

Consejos para hacer frente a una posible recesión (II) Estrategia y Clientes

Siguiendo con el artículo de la semana pasada, donde hablamos sobre la posible recesión económica que podría afectar a la zona euro en el año 2020, vimos los consejos que podríamos implementar desde un enfoque de...
Leer Más...

Consejos para hacer frente a una posible recesión (I) Costes y Financiación

Doce años después de la última crisis, cuando aún no nos habíamos olvidado del último derrumbe financiero, estamos empezando a oír cada vez más a menudo tanto en medios de comunicación económicos...
Leer Más...

Ranking de las principales entidades bancarias con operativa en España

Los autónomos y Pymes al no ser asalariados, no obtienen los beneficios de acceder a productos como las cuentas nómina. Necesitan un tipo de cuenta, con unas condiciones específicas que se ajusten a las necesidades que tendrán en su...
Leer Más...

Los mejores programas de contabilidad para gestionar tu empresa

Una de las dudas que más recurrentes entre emprendedores y autónomos que llevan pequeñas empresas, es cómo llevar la contabilidad diaria del negocio. Aparte de la gestión de la empresa: tratar con proveedores y clientes, dar servicio...
Leer Más...

Caso real: iniciar una empresa de bolsos invirtiendo poco a poco

Una de las primeras clientas que tuve, quería iniciar una empresa en el mundo de la moda, concretamente quería poner en marcha un negocio de bolsos artesanales, con un nivel de calidad muy alto. Contactó conmigo porque el proyecto requería...
Leer Más...

¿Hasta cuánto invertir para empezar tu negocio sin pillarte los dedos?

Cuando nos planteamos montar un negocio, antes de materializar la idea y convertirla en empresa, debemos analizar varios aspectos para ver si el plan de negocio y nuestras perspectivas son coherentes.   Debemos valorar bien cuánto dinero voy a necesitar y...
Leer Más...

El desorden, el principal enemigo de tus finanzas

En la fase inicial de todo emprendedor, aparece el handicap de la financiación: ¿cuánto dinero voy a necesitar? ¿Cómo lo consigo?¿Qué alternativas existen? Recursos económicos limitados La mayoría de...
Leer Más...

Si te ha gustado compártelo!

Suscríbete!

Apúntate a la newsletter para recibir novedades y tips que te ayudarán a organizar las finanzas de tu negocio.

Apuntate a la newsletter

Bien! Ves a tu bandeja de entrada y recibirás un email