Una de las primeras clientas que tuve, quería iniciar una empresa en el mundo de la moda, concretamente quería poner en marcha un negocio de bolsos artesanales, con un nivel de calidad muy alto. Contactó conmigo porque el proyecto requería de una inversión inicial de empresa bastante alta. Los costes de puesta en marcha, tanto del proceso productivo como de la distribución, suponían una suma importante, y para ello iba a recurrir a los bancos para buscar financiación ajena.

Una vez hubo visitado varias entidades financieras y tenía las condiciones de cada uno, quería saber cómo iba a afectar este nivel de endeudamiento al negocio, cuánto tiempo necesitaría para devolver el dinero, saber si sería viable y cuándo empezaría a obtener beneficios…

Me pareció muy interesante ayudarle a dar sus primeros pasos, y más teniendo en cuenta que yo también tuve, junto con otros socios, un negocio dedicado al diseño, venta y fabricación de bolsos.  

Análisis de costes

Lo primero que hicimos fue analizar todos los costes de puesta en marcha para ajustar al máximo la inversión (que sería el capital inicial del préstamo). Después analizamos todos los costes fijos que tendría y reajustamos aquellos costes que no eran necesarios inminentemente, creando así tres escenarios posibles en vista a los siguientes tres ejercicios.

En cuanto al análisis de costes variables de cada producto, analizamos uno a uno todos los costes asociados a la fabricación y distribución de cada producto para saber si el precio que había estimado al hacer el plan de marketing, estaba dentro del punto de equilibrio, es decir, que cubría todos los costes directos.

Con este análisis vimos que el rango de precios de coste en el que se iba a mover, estaba muy por encima del rango de precios del mercado.

Revisión del plan de marketing

Al mismo tiempo que analizamos nuestro proyecto, conviene estudiar también el sector en el que vamos a entrar. El posicionamiento corporativo, las barreras de entrada, la segmentación del mercado, etc.. En este caso el nicho de mercado es muy maduro, con marcas muy consolidadas.

Aunque quisiéramos ofrecer productos o servicios de alta calidad, si subimos mucho los precios, en ese segmento de mercado nos vamos a encontrar marcas reconocidas de lujo o semi-lujo con las que entraríamos a competir. Para entrar en según qué nichos se necesita mucha más inversión en publicidad y marketing, hasta llegar a equipararse con una marca de prestigio.

Reposicionamiento de marca

Por tanto la decisión que se tomó fue la de respetar el posicionamiento inicial, colocarse en un rango intermedio, con precios más asequibles y por tanto una cuota de mercado más alta, e intentar rebajar costes con una inversión de menos dinero.

También vimos qué productos eran más rentables y se decidió por suprimir algún producto del portafolio que no tenía margen de beneficio y potenciar en concreto un tipo de bolso.

Hecho este análisis pasamos a ver las condiciones de los bancos. En este caso el cliente no partía de cero, porque tenía dinero ahorrado que iba a destinar al proyecto, y este punto fue la clave. Hicimos cálculos de los tres escenarios posibles en los que podía iniciar el negocio y cambiamos la estrategia inicial, hacia un modelo de negocio más modesto, una inversión mínima con un producto mínimo viable con el que testear la aceptación en el mercado. Se decidió por subcontratar partes del proceso productivo que permitían posponer las inversiones más elevadas y rebajando el capital inicial que solicitaba al banco.

Una vez tuviésemos información sobre cómo respondía el mercado, se iría invirtiendo en bloques hasta llegar al escenario deseado. El banco aceptó sin reservas la nueva solicitud de capital.

Inicio de la actividad

Esta fue la opción elegida después de tener todos los números sobre la mesa, y es que a veces es mejor empezar poco a poco asentando bien la base del negocio, ajustando la inversión inicial de empresa aunque tengamos que posponer la forma en la que nos habíamos planteado arrancar el negocio.

Así se lanzó la primera colección, la deuda cada vez es más pequeña y ya han podido dar algunos pasos hacia el objetivo deseado, porque se va liquidando con los ingresos que reporta el negocio. Está creciendo  poco a poco con la reinversión en el negocio.

Si te ha gustado el artículo y crees que puede ayudar a alguien conocido con su empresa, compártelo. Y si tienes cualquier duda, déjame tus comentarios aquí abajo

Caso real: iniciar una empresa de bolsos invirtiendo poco a poco

Una de las primeras clientas que tuve, quería iniciar una empresa en el mundo de la moda, concretamente quería poner en marcha un negocio de bolsos artesanales, con un nivel de calidad muy alto. Contactó conmigo porque el proyecto requería...
Leer Más...

¿Hasta cuánto invertir para empezar tu negocio sin pillarte los dedos?

Cuando nos planteamos montar un negocio, antes de materializar la idea y convertirla en empresa, debemos analizar varios aspectos para ver si el plan de negocio y nuestras perspectivas son coherentes.   Debemos valorar bien cuánto dinero voy a necesitar y...
Leer Más...

Caso real: cuando por mucho que trabajas no hay margen de beneficio

¿Cuál es la situación actual de tu negocio? ¿Estás dedicando muchas horas a trabajar en tu empresa pero te da la sensación de que no creces? ¿O quizá hace meses que estás estancado en un margen de beneficio que no sabes cómo aumentar? En esta misma situación se...
Leer Más...

El desorden, el principal enemigo de tus finanzas

En la fase inicial de todo emprendedor, aparece el handicap de la financiación: ¿cuánto dinero voy a necesitar? ¿Cómo lo consigo?¿Qué alternativas existen? Recursos económicos limitados La mayoría de...
Leer Más...

Caso real: la estrategia para crecer la definen los números

Estos últimos meses he trabajado con una empresa del sector audiovisual, que ha crecido mucho en volumen de facturación y número de clientes durante el último año. Al mismo tiempo, los gerentes mantenían una estructura de procesos internos y de control, propia de un...
Leer Más...

Las 5 situaciones que te indican que necesitas un asesor financiero | Bloom Finance

El director financiero de una empresa cumple una de las funciones más importantes dentro de la organización: controla la empresa desde un punto de vista económico, vigila que no haya tensiones en la tesorería, realiza previsiones...
Leer Más...

La diferencia entre un gestor y un asesor económico-financiero | Bloom Finance

Hasta hace muy poco, la figura del asesor económico-financiero, se reservaba exclusivamente a grandes empresas con un alto nivel de patrimonio. Mientras que las Pymes tenían muy claro que unos de los primeros pasos obligados, era contratar un gestor que...
Leer Más...

Si te ha gustado compártelo!

Suscríbete!

Apúntate a la newsletter para recibir novedades y tips que te ayudarán a organizar las finanzas de tu negocio.

Apuntate a la newsletter

Bien! Ves a tu bandeja de entrada y recibirás un email